2 Leyendas cortas

La pañoleta y el viejo

Voy a compartirles 2 leyendas cortas que te sonaran muy aterradoras, si eres algo miedoso, puedes no seguir leyendo, ya estas advertido… Muajajajaja

Luisa era chica colegiala que le gustaba ayudar a las personas de mayor edad a cruzar la calle para que no se cayeran y sufrieran algún accidente, normalmente lo hacía al salir de clases y se sentía muy bien al llegar a casa.

Un día ella ve a un viejo un poco extraño porque tenía una túnica negra y tatuajes en las manos, pero de igual forma ella lo ayuda a cruzar la calle y el viejo muy agradecido le dice que como puede pagarle, a lo que ella le responde que con su gratitud es suficiente, pero él insiste en pagarle hasta que se le ocurre darle una pañoleta que tenía en el bolsillo y le dice que la conserve como muestra de gratitud, a ella le gusto bastante cuando la vio y no se pudo reusar.

Al llegar a casa luisa la guardo en el closet y se durmió, más tarde empezó a escuchar unos golpecitos que venían del armario, al inicio no le puso cuidado, pero se volvieron bastante insistentes y decidió asustada mirar que había allí, al abrirlo la pañoleta se empezó a mover y salto al cuello de ella, la empezó a estrangular hasta que luisa cayó al suelo y murió.

Al día siguiente sus padres la vieron tirada en el suelo con la pañoleta encima de la cara, cogieron la pañoleta y al mirarla vieron que tenía un bordado que decía “no se puede confiar en todos”.

Nunca se logró saber quién fue el causante del homicidio, pero en la ciudad se veían más muertes con la misma características, una pañoleta en la cara de la víctima.

La nota no lo es todo

Natalia era una chica universitaria con una familia conformada por sus padres, su hermana menor y ella, normalmente sacaba 5 en todas sus tareas y evaluaciones, pero un día no pudo llegar a presentar un examen por el trancón de sus ciudad y saca 0.

Ella muy triste habla con el profe para que le deje presentar el examen en otra ocasión ya que no fue culpa de ella, pero él se niega y ella se va muy triste a casa.

Resignada decide navegar en la red y jugar un poco de jueguitos, cuando le sale un anuncio que le llama la atención, el cual decía “podemos hacer retroceder el tiempo”, ella le da click y le salen unos datos para rellenar y al final dice a qué fecha quiere devolverlo, ella escribe que unas horas antes del examen y lo envía.

De repente siente que la cabeza le da vueltas y despierta en su cama, mira la fecha y se da cuenta que si había retrocedido en el tiempo, así que se alista y sale con una hora de anticipación a presentar el examen, lo presenta y saca 5, al volver feliz a la casa se da cuenta de que en las fotos familiares ya no se encontraba su hermana.

Ella un poco alarmada le pregunta a su madre que paso con las fotos dónde estaba mi hermana, y la madre le responde “¿estás bien? tú no tienes hermana, ya hemos discutido sobre eso antes”, Natalia llama a su padre y él responde de igual forma que su madre, así que decide llamar a una amiga y le pregunta que si sabe dónde está la hermana de ella pero recibe una respuesta muy parecida a la de sus padres.

Ella ingresa a su computadora y decide intentar mirar la página donde había podido devolver el tiempo, pero no la encontró, después de unos momentos apareció una ventana emergente que decía “todo tiene un precio”.

Al final ella fue internada unos meses en un manicomio, hasta que finalmente acepto que nunca tuvo una hermana.