Leyenda de la Calle Salmón

Los fenómenos poltergeist son más habituales de lo que pensamos, existen muchísimos casos, pero solo una mínima cantidad de ellos han sido documentados por lo que dejan poca huella histórica, sin embargo, un evento ocurrido en Dinamarca en el año de 1826, contó con un registro tal que ganó rápidamente popularidad y hoy en día sigue siendo un incidente tan importante que respalda una frase coloquial que dice: “El diablo anda suelto por la calle Salmón”, lo que significaría algo asi como “Estar en grandes aprietos”.

Leyenda de terror de la Calle Salmón

Los hechos de esta leyenda de terror tuvieron lugar en la Calle Salmón, numero 15, en el centro de Copenhague, sitio que rápidamente fue percibido como el origen del mal. De repente todos los residentes abandonaron el edificio sumidos en el pánico total, desde la calle pudieron observar como el caos invadía el inmueble y pronto se sumaron mas testigos de los alrededores que no podían creer lo que estaban viendo; las ventanas se rompían y los objetos volaban a través de ellas como si una fuerza invisible los lanzara.

Además, retumbaban por toda la avenida unas extrañas voces de ultratumba que maldecían y reían a carcajadas con un inquietante tono macabro. Hubo varias personas muy seguras de que se escucharon gruñidos como de animales salvajes, asi como también dijeron haber visto unos grandes ojos rojos cuyo brillo resaltaba en los ventanales.

Cuando arribaron las autoridades tampoco podían creer lo que veían, pero aun asi, se dedicaron a registrar el edificio, sin encontrar una explicación para lo sucedido. Minutos después, los fenómenos paranormales se detuvieron, pero la policía se quedó haciendo guardia por varios días.

No obstante, lo más inquietante llegaría después, pues durante las investigaciones una ancianita que vivía en el bloque dijo que posiblemente todo lo ocurrido era su culpa, pues ella había provocado a los malos espíritus mientras consultaba un grimorio oculto escrito en sangre, conocido como: “El Cipriano”.

Aun a sabiendas de esto, el reporte policial decía que la conmoción fue causada en la residencia de una sola persona, misma que en un periodo de tres semanas había presenciado como los cristales de su ventana se rompían desde el exterior y esto causó un gran espectáculo. Esto fue lo percibido por la autoridad, mientras que la gente de la calle Salomón tenia su propia versión: el Diablo apareció en Dinamarca.

Esperamos que esta leyenda corta de terror haya sido de tu agrado y sigas leyendo los demás contenidos del blog.